DEFORMACIONES DE COLUMNA VERTERBRAL EN SALMÓNIDOS

0
68

Imagen 1: Se observa en la parte superior izquierda columna vertebral con desplazamiento vertebral con fusión de cuerpos vertebrales y en la parte inferior derecha columna vertebral con fusión de cuerpos vertebrales en su tercio posterior.

 

Antecedentes

En relación a las causas de anormalidades a nivel de columna vertebral, podemos señalar que tanto condiciones genéticas, ambientales, nutricionales e infecciosas, suelen provocar este tipo de problemas, como se detallan a continuación.

Nutricionales: Deficiencias nutricionales de Vitamina C (Koenig, 1984), Vitamina D (Bruno and Poppe, 1996), Triptofano (Post, 1993), magnesio y fósforo pueden provocar alteraciones espinales.

Factores ambientales: Iluminación, Temperatura, Salinidad (Liu et al., 1994) y Shock de pH (Oyen et al.,
1991), pueden provocar curvaturas patológicas espinales. Las variaciones de temperatura pueden conducir a anormalidades espinales, alevines de saco cultivados bajo o sobre temperaturas óptimas pueden incrementar la incidencia de deformidades espinales (Polo et al., 1991), en relación a esto un súbito y repentino incremento o disminución de la temperatura del agua  (shock térmico) en la etapa de desarrollo temprano, puede causar una alta incidencia de escoliosis en los alevines (Leatherland and Woo, 1998). La hipoxia y acidificación también pueden provocar anormalidades esqueléticas en los peces (Bruno and Poppe, 1996).

Genéticas: Deformaciones espinales pueden ser transmitidas a la descendencia (Mc Kay and Gjerde, 1986)

Infecciosas: –  Bacterianas: Flavobacteriosis. – Parásitos: Mixobolus cerebralis.

Contaminantes: Metales pesados y pesticidas pueden causar disrupción en el desarrollo vertebral, resultando en curvaturas espinales (Hiraoka and Okuda, 1984). Las curvaturas espinales pueden ser causadas por una exposición a concentraciones relativamente bajas de ciertos materiales tóxicos.
Ciertos contaminantes como Zing, Organofosforados, Organoclorados, se asocian con anomalías en la columna. También se señala que ciertos herbicidas pueden producir anormalidades esqueléticas (Bruno and Poppe, 1996). Se ha observado que niveles tóxicos de plomo, cadmio y vitamina A, producen alteraciones espinales en los peces.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here